La red que sostiene la movida cultural en el CHA

La red que sostiene la movida cultural en el CHA

LA RED QUE SOSTIENE LA MOVIDA CULTURAL EN EL CHA

por Red ESCUCHA

ESCUCHA surge en el año 2018 con la intención de acompañar una situación que estaba afectando al espacio cultural La Chispa. Este encuentro sirvió para encontrarnos y conversar sobre las diversas necesidades y luchas de cada casa cultural y nos ayudó a comprender la importancia de generar un colectivo de espacios culturales alternativos en el cual pudiésemos organizarnos en torno a nuestras preocupaciones y apoyarnos mutuamente ya que al ser espacios alternativos, gestionamos cultura desde contextos particulares en los que sólo contamos con nuestro propio capital humano para llevar a cabo actividades que colaboren con la reactivación del centro histórico de Asunción, aportando al desarrollo y la difusión de las artes y la cultura de manera autogestiva y como antes hemos mencionado, alternativa. En el 2018 las casas que se unieron fueron La Caosfera, Casa Karaku, La Casa 1073, Casa Fem, Obradora Cultural, La Chispa, Literaity, Multi Arte. Se sumaron luego en el 2019 Mango Tango, El Teatrario y Nhi Mu.

 

ESCUCHA (red de espacios culturales alternativos del centro histórico de Asunción) es colaborativa y autogestiva. Hemos creado una base de datos compartida en la cual cada casa va registrando los elementos varios que posee a modo de realizar préstamos entre las casas de acuerdo con las necesidades que van surgiendo para cada actividad, taller o evento. Nos acompañamos en las actividades de cada casa, y cada miembro aporta desde su área de acuerdo con las necesidades que van surgiendo. Para fortalecer y afianzar la institucionalidad de nuestra organización hemos llevado a cabo una asamblea en la que definimos el acta fundacional de la red y sus estatutos.

 

En la actualidad las casas culturales nos encontramos en un momento crítico en cuanto al desarrollo de las actividades que usualmente veníamos realizando antes de la pandemia. Debido al cese de dichas actividades, que implican el único ingreso que permite sostener económicamente a cada casa, dos de ellas han tenido que cerrar. Como resultado de esto Casa Fem se ha unido al espacio físico de Obradora Cultural y el espacio El Teatrario, por los mismos motivos ha optado por funcionar (por el momento) solamente de forma virtual (canal de Youtube y redes sociales).

 

En vista al contexto actual de la pandemia que aqueja severamente al sector artístico y cultural, y con la intención de alivianar la situación económica de cada casa, hemos solicitado el apoyo de la Secretaría Nacional de Cultura a través de un pedido de exoneración de los servicios de agua y electricidad. Este pedido se ha iniciado en julio de este año y hasta la fecha no hemos tenido una respuesta favorable a nuestra solicitud. Lo único que han hecho hasta el momento es acercarnos algunos kits de alimentos, pero más allá de ello, y a pesar de haber insistido, no se han preocupado por ayudarnos a encontrar una solución ante esta situación que pone en peligro la continuidad y el trabajo de 11 casas culturales que se dedican a intentar mantener en auge el desarrollo cultural del casco histórico de nuestra ciudad capital.

 

Creemos que el Estado es el responsable de implementar políticas públicas que permitan el desarrollo de la cultura no solo desde el ámbito público sino también desde lo alternativo aportando económicamente a los espacios culturales o también concediendo el usufructo de casas abandonadas para su restauración y rehabilitación a quienes se comprometan con esta tarea. En tanto esto suceda lo que reclamamos como colectivo (exoneración de servicios) nos permitiría continuar funcionando y ofreciendo la formación, educación, entretenimiento y ocio que el centro de la ciudad estaba volviendo a experimentar gracias a la labor de nuestras casas culturales.

 

Desde el Teatrario, espacio cultural teatral hemos visto cómo la actividad primaria, como son las representaciones teatrales, ha sido eliminada abruptamente desde el mes de marzo de este año sin posibilidad siquiera de ensayos hasta entrado el mes de setiembre, es decir, pasaron prácticamente seis meses sin que los trabajadores de esta rama de las artes pudieran realizar la labor que les permita los ingresos que todos sabemos que necesitamos. A pesar de todo, el teatro sobrevivió a la coyuntura y como es muy común en este contexto decir, se reinventó, se realizaron obras de forma virtual a través del audiovisual y en ese formato se realizó la Semana de Teatro organizada por el Cepate, con la misma metodología de grabación previa. El Teatrario estuvo presente con entrevistas a varios de los integrantes de los grupos participantes pero la opinión generalizada fue que si bien era una experiencia positiva que permitía por fin la realización de una puesta en escena, no era lo mismo que realizarla con público por la retribución económica y por toda la adrenalina que ello supone. Desde ESCUCHA consideramos que si bien las restricciones se van atenuando paulatinamente la crisis ha dejado una huella que permanece en el público, pues es menor la asistencia en las puestas ya realizadas con presencia de público porque todavía muchos temen la aglomeración y las salas deben reducir la cantidad de asistentes según sus dimensiones por el protocolo sanitario y la necesaria distancia social.

 

La Red ESCUCHA se proyecta hacia el desarrollo y difusión de la gestión cultural alternativa, busca seguir como espacios en los que la ciudadanía encuentre posibilidades de formación en las artes y otros diversos aprendizajes, de obtener experiencias y encuentros enriquecedores a través de diálogos y debates, seguir como las casas de artistas y gestores y como lugares desde donde difundir su trabajo, el cual es invaluable e imprescindible para el desarrollo cultural de Asunción y del país.

Leave a Reply

Your email address will not be published.