Plataforma de Teatro del Interior

Home / Artículos / Plataforma de Teatro del Interior

Plataforma de Teatro del Interior

Plataforma de Teatro del Interior
Plataforma de Teatro del Interior

La organización geopolítica del Paraguay ubica a Asunción como centro político, económico y cultural, dejando relegado el interior del país a los caprichos de la capital. Contestando a esta situación, es que en el año 2008 nace la Plataforma Nacional de Teatro del Interior, con la intención de que se reconozcan las producciones e identidades estéticas del interior del país y consecuentemente, se tenga capacidad de incidencia ante las instituciones garantes de derechos culturales y artísticos.

Desde sus inicios, la Plataforma ha sido un estímulo para los grupos y compañías teatrales, escuelas de teatro y en general a los referentes de las artes del interior, lo que ha permitido la sostenibilidad y la continuidad de elencos a partir de reconocerse en el otro. Este andar de caracol, sin prisa, pero sin pausa, ha ido abriendo camino y consolidando la organización, con proyección regional al formar parte de la Red Nacional de Centros Culturales y del Movimiento de Cultura Viva Comunitaria de Latinoamérica

Entre las principales actividades, y tal vez, la más reconocida de la Plataforma es la Muestra Nacional de Teatro; un festival que posibilita el encuentro, el reconocimiento entre pares y la difusión de las actividades culturales más allá de Asunción, la Muestra  tiene como fin brindar espacios a la diversidad cultural de los barrios y las comunidades, generar espacios de encuentro entre niñas, niños, adolescentes, jóvenes y adultos; fortalecer a los grupos participantes a través de actividades de formación, integración, diálogo, con trabajos establecidos sobre bases de promoción de la organización y la solidaridad.

La Plataforma realiza un trabajo profundo hacia el interior de la organización, donde desarrolla acciones necesarias y vitales para la existencia y continuidad de misma. Este año de pandemia, donde la incertidumbre parece ser la única certeza y por las dificultades propias que plantea esta situación, se ha complicado bastante como en todos los ámbitos el normal funcionamiento de la organización. Entre las limitaciones pueden señalarse a la conectividad, que reduce las posibilidades de acceso a Internet y se constituye en una barrera real a la hora de plantearse reuniones periódicas entre los grupos de la Plataforma.

La pandemia del COVID-19 obligó a la mayoría de los artistas integrantes de la Plataforma a cambiar de trabajo para no quedar desempleados, ya que una de las principales fuentes de trabajo, la animación de eventos sociales quedó prohibida, se colgaron las máscaras, los vestuarios, se colocaron en un rincón los zancos y el arte se detuvo y con eso también, la capacidad de generar los recursos necesarios para la sobrevivencia.

La municipalidades y gobernaciones que solían dar apoyo a iniciativas de esta naturaleza, también se mantuvieron totalmente ausentes para dar cobertura y sostener a los cultores del arte ante la falta de trabajo. Es decir, en la planificación de la ayuda que llegaba al interior, los sectores artísticos no fueron tenidos en cuenta, ante eso, desde la Plataforma acompañamos el proceso de creación de una ley de subsidio para artistas y gestionamos kits de alimentos de la Secretaria de Cultura para los diferentes grupos con el fin de acompañar y tejer una red de solidaridad, que sabemos no ha sido suficiente ante la dimensión del problema que se ha planteado, pero estamos seguros que el estar juntos, cuidándonos unos a otros, ha ayudado a comprender la importancia de seguir profundizando nuevos mecanismos para exigir políticas integrales en beneficio de artistas del interior.

Alba Tottil Rojas.

Integrante de la Plataforma de Teatro del Interior.